Reseña









El poder: entre la tradición griega y los recursos actuales.

Sobre "AGAMENÓN" de Esquilo | Una reseña escrita por Laura Haimovichi

Reseña













El poder: entre la tradición griega y los recursos actuales.

Sobre "AGAMENÓN" de Esquilo | Una reseña escrita por Laura Haimovichi

Mirá más sobre AGAMENÓN acá

Los efectos postraumáticos de la guerra en Agamenón, el clásico de Esquilo que fue el adiós del director Manuel Iedvabni y donde se lucen las magistrales actuaciones de Osmar Nuñez e Ingrid Pelicori.


Hoy se hablaría de efectos postraumáticos, pero las consecuencias de las guerras –aún con otros nombres- ocurren desde las primeras batallas tribales por el territorio y por las mujeres. Esquilo lo escribió en el 458 antes de Cristo. Agamenón, primera parte de la trilogía La Orestíada, se refiere a los sucesos que ocurrieron luego de la guerra de Troya con el regreso del héroe mitológico a su casa, en el reino de Micenas, donde lo esperan, dolida y vengativa su esposa Clitemnestra, el peso de su decisión dilemática de asesinar a su propia hija, Ifigenia, y un pueblo con viejos sabios lúcidos que le recuerdan que las tropelías de los poderosos no son gratuitas.

Aquel sacrificio de Ifigenia en Áulide, el trágico filicidio, es lo primero que se evoca, cuando Agamenón toma esa opción con el fin de que sus tropas griegas obtengan los vientos favorables para partir hacia Troya, la ciudad que regará con la sangre joven de los locales y de su propia gente.

Una historia épica que el recientemente fallecido Manuel Iedvabni (a quien rendimos nuestro homenaje con esta reseña) junto a Pablo Flores Maini, asumen como desafío y a la que le dedican dos años de trabajo para ofrecer con espíritu lúdico una nueva versión del transitado relato griego sobre la violencia, el poder y sus consecuencias.

Directores, puestistas y equipo (la adaptación es de Ingrid Pelicori) toman el clásico inspirado en La Iliada, y emplean recursos sorprendentes como un la proyección fílmica de los sabios ataviados de ropajes neutros y las máscaras que permiten que dos actores de reconocida trayectoria, Pelicori y Osmar Nuñez, se hagan cargo de distintos y variados roles, con sus logradas variaciones de voces y gestualidades. Gracias a las notables interpretaciones de esas máscaras emergen el mundo heróico, sus emociones, sus desmesuras.

En esta primera parte de la obra cumbre de Esquilo (luego de la Orestíada, escribió Las Coéforas y las Euménides) Agamenón vuelve al hogar con su amante, la pitonisa cautiva Casandra. Miembro del pueblo troyano aniquilado, la adivina anticipa los males que ocurrirán en la escena, consecuencia de las tensiones, goces e impunidad de los poderosos.

Tal como ocurría en la antigüedad, todos los roles acá son ejercidos por pocos actores. Así, Pelicori es Clitemnestra, Casandra y una anciana sabia del coro y Nuñez, el mensajero, el vigía, el corifeo, el coro, el rey de los Atridas y Egisto.

Pelicori encarna a la gran reina, versátil en su capacidad de fingir al recibir a su esposo con la simbólica alfombra roja para entrar a palacio y enfrentando a la princesa troyana. Nuñez ofrenda sus diversas potencias para ejercer los papeles que la ficción le demanda. Esquilo participó en la batalla Maratón y en el conjunto que forma La Orestíada va a exponer su pensamiento de superación de la sociedad conservadora de la época arcaica y una cosmovisión basada en una justicia más objetiva y universal, sustento de la democracia. Así, el espectador se encuentra en la escena con una metáfora de lo antiguo y lo vigente.



Mirá más sobre AGAMENÓN acá

Leé otras noticias, reseñas y crónicas acá

AGAMENÓN

Escrito por Laura Haimovichi

Periodista y escritora.
Fue editora de Espectáculos del diario Clarín y jefa de redacción de la Revista Genios.
Es autora de los libros Broderí, De par en par, Agua en la luna, El legado de Aarón y Laetitia.
Escribió reseñas de teatro para el blog Todo Teatro.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 1593 veces.

<

Realizado con el apoyo de Con el apoyo de Proteatro y Con el apoyo de Proteatro