Reseña

DOS, una desconexión de Pablo Bellocchio por Ruth Palleja

Una reseña de la obra DOS, una desconexión de Pablo Bellocchio

Lograr hacer más de 60 funciones en el circuito de teatro independiente no es una tarea fácil; está destinado sólo a unos pocos grupos y elencos, pero parece que el Colectivo Lascia está dispuesto a llegar y permanecer en el podio de los elegidos.

Dos, una desconexión, sigue con funciones ininterrumpidas desde el año pasado y nos invita a reflexionar sobre el amor y el vínculo de pareja.

La puesta del director Nicolás Salischiker y el texto de Pablo Bellocchio nos hablan de la tematica universal más tratada en el teatro, el cine, la novela, poesía... Nos muestran la relación de una pareja desde el inicio -la primer cita, el descubrimiento del otro, el enamoramiento- pasando por el desgaste del paso del tiempo -la rutina, las expectativas quebradas, los deseos incumplidos- hasta llegar a ese punto de inflexión en donde ya no se puede mirar hacia otro lado -se desenmascaran los sentimientos más profundos, se lanzan reproches, la insatisfacción aflora- y es entonces cuando la ruptura deja de ser una posibilidad para ser una certeza, por más que uno intente retractarse de lo que dijo o hizo.


Todo ello en una hora y con una mirada inteligente y astuta a través de la concepción escénica y juego teatral -usando el pasado presente y futuro intermitentemente- y con un texto inteligente que combina drama y humor. Las orgánicas actuaciones de Nicolás Dezzotti, Malena López, Catalina Motto, Sheila Saslavsky y Maximiliano Zago construyen a través de estos cinco actores, a dos personajes que nos muestran situaciones y connversaciones por momentos absurdas, caóticas y enredadas -pero no por ello irreconocibles para el espectador- acerca de cómo depositamos nuestro deseo en un vínculo y podemos abandonarnos y desconectarnos de ese otro y de uno mismo.

¡Recomendable plan de viernes por la noche!

Escrito por Ruth Palleja


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.



Descargá nuestra APP>