Crónica


EL MUNDO DE LOS DESEQUILIBRADOS

El equilibrista de Patricio Abadi, Mauricio Dayub, Mariano Saba por Yako

Mirá más sobre El equilibrista acá

Va semana y media y todavía no me senté a escribir ni un renglón para esta crónica. Las horas pasan y las impresiones de la obra, como todo lo que está alojado en mi cabeza, se difuminan lentamente.


Lo que queda son sólo algunos fragmentos como estrellas titilantes o como burbujas próximas a romperse ante el menor contacto. Desconectadas. Interconectadas. El olvido es una bendición; quizá no para las sociedades, pero sí para el individuo. Procedimiento inconsciente que filtra naturalmente y retiene sólo aquello que resulta útil. Es útil, sí, pero también un misterio. Así como Dios obra de forma inescrutable también la memoria lo hace, sin explicitar jamás los mecanismos que llevan a ciertas impresiones a permanecer en nuestros recuerdos mientras otras caen irremediablemente en el vacío del olvido. Ahora, ¿cómo es que el olor de la tarta de jamón y queso que mi mamá hizo durante tantos años me puede resultar útil? Ahí radica el misterio. Quizá la finalidad de los recuerdos no sea solamente la supervivencia de la especie en base a la experiencia adquirida. Quizá la finalidad de los recuerdos sean también constituirnos a nosotros como sujetos, una construcción “hacia adentro”: aquello que recordamos es aquello que de una u otra manera conforma nuestros rasgos distintivos. Somos lo que recordamos. Imagino que fue entre estas cavilaciones que el actor aunque artista multidisciplinario Mauricio Dayub coescribió junto a Saba y a Abadi su segundo unipersonal, El Equilibrista.

Somos las cajitas que elegimos abrir en nuestros cerebros. La sala estalla. Dayub es, hace rato, uno de los actores más convocantes de la escena teatral. Toc- Toc, su buque insignia, lleva más de 2500 funciones que la transformaron en la obra que más tickets cortó y sigue cortando en la historia del teatro nacional. Acá, en esta obra de su autoría y en su propia sala, Dayub juega a otro juego, juega a construirse. Mediante una creativa puesta en escena que remite a los artistas itinerantes del medioevo - viajantes en tránsito permanente, de poblado en poblado, portadores de cajas repletas de toda clase de artilugios que les permitieran sorprender al público y captar su atención -, su actuación y su plasticidad para saltar de un personaje a otro recuerdan a los mejores, ya sea un Buster Keaton o un Charles Chaplin… y sin embargo esto es sólo hablar de la superficie. Como propuesta, en su construcción, El Equilibrista remite de alguna manera a la multipremiada película Boyhood de Richard Linklater, donde a través de varios fragmentos en la vida de un joven, vemos como ese niño va dando paso primero al adolescente y luego al adulto. Esas películas del estilo “no pasa nada, pero mientras no pasa nada pasa todo”. Acá la situación la intuyo similar. La frase que encabeza este párrafo es el hilo conductor y, si bien no creo que esa decisión sea consciente del todo, sí creo que efectivamente nos configuramos a partir de estas cajitas. Así Dayub abre las suyas trayendo al escenario cinco o seis recuerdos desequilibrados - familiares o propios - sin más conexión entre ellos que él mismo y que sin dudas ayudaron a constituir al sujeto que vemos ahí arriba frente a nosotros. Un abuelo y dos tíos excéntricos, una primera ruptura amorosa y un reencuentro familiar postergado por muchísimos años son parte de estas memorias.


Sentir es lo más importante de todo, sin importar si es real o no el motivo. El teatro es terapia para el autor y catarsis para el espectador. Llegado el caso, eso es lo máximo que se podría pedir. Termina el primer fragmento de la obra y L. me mira con desconfianza. Claro, la entiendo. Como un tren que a causa de la neblina no ve la estación que se encuentra al final de las vías, en El Equilibrista el recorrido puede entenderse sólo en retrospectiva. Hay que llegar al cierre de este tour de force, para entender qué de todo eso que vimos es lo que nos ha calado tan hondo, en qué momento el sketch liviano y pasatista se transformó en humanista y existencialista. El cierre de la obra desconcierta. Nadie pretendía llegar al final de la noche con un humor tan sombrío, tan nostálgico, tan introspectivo y sin embargo ahí mismo, frente a nuestros ojos, está la clave de todo, la esperanza: el hombre que se construyó en sus recuerdos y que casi a sus sesenta años aprendió a caminar sobre el slackline para pasar flotando entre nosotros, los espectadores, y ofrecernos el último gran truco del equilibrista.

Hasta luego!

Mirá más sobre El equilibrista acá

El equilibrista

Escrito por Yako

Aguafuertes Teatrales por Yako

Muchas gracias por seguirme.
Todas las semanas nuevas crónicas relacionadas a la oferta teatral porteña.
Espero que disfrutes tanto el teatro como yo.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 474 veces.