Reseña

Seis personajes en busca de una obra

Todos jugamos el día entero. Jugamos a pensar, a sufrir, a creer en esto o aquello. Jugamos a hablar de cosas que no tenemos. Jugamos a ver quién gana, quien castiga, quien pierde.

EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS

de ALEJANDRO JODOROWSKY

por Marcos Koremblit

EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS

Esta obra que se está presentando los sábados en el teatro Regina es un verdadero desafío. Desafío de seis actores que de manera inteligente proponen preguntarse acerca de una obra que aparentemente no está escrita. Y este es el pretexto para ir representando en escena, situaciones cotidianas, algunas dolorosas y punzantes que a cualquiera podrían suceder, doler, y con las que resulta fácil empatizar. Y así entre diálogos y remates -muy agudos por cierto- pasan a representar temas tan cotidianos como la pareja –la gay y la hetero- la necesidad de afecto expresado en la “cuantificación de caricias”, la búsqueda de compañía, la vulnerabilidad, el miedo al envejecimiento, la espera hacia la muerte, el tedio, el aburrimiento cotidiano, etc, etc, etc…y la lista es interminable.

“El teatro cuenta la vida. El teatro es juego, la vida es juego. ¿Sabemos jugar a la vida? ¿Los actores sabemos jugar al teatro? Una obra polémica, un escenario que espera y seis actores que aceptan el desafío, que es jugar el juego que se les plantea….. El juego que todos jugamos!”…, nos proponen.


EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS

Como en un juego y aquí está la clave y el gran desafío de la obra, parece como si se tratara de actores que juegan, de jugar en el teatro, en la vida, o la vida misma tratada como un juego, en la misma existencia.

Y en esto consiste la brillantez de un escritor como Jodorowsky – y en la adaptación que de esta obra ha hecho Medela- que consiste en confundir, como un niño jugando, fantasía con realidad volviendo a ese espacio transicional propio del “dale que”, que alguna vez tuvimos.

“El Juego que Todos Jugamos”, de Alejandro Jodorowski, es una obra que realmente lo hace meditar a uno sobre las reglas impuestas por la sociedad y en donde todos las seguimos ciegamente tratando de alcanzar deseos y necesidades creadas por el propio sistema.

La obra pretende involucrar al público haciéndolos sentir que también son parte de ella y logrando que la experiencia de asistir a verla cambie la forma de ver las cosas de los espectadores. “Pequeñas ejemplificaciones de diferentes situaciones que son parte de la vida diaria y en donde se pueden ver los diferentes juegos de manipulaciones en que todos caemos con tal de satisfacer nuestra necesidad de atención”, dijeron en México donde la obra lleva apenas… 25 años en cartel.

Por primera vez se presenta en la Argentina y es un desafío ir a verla para participar de esta invitación a jugar ya que consiste en una experiencia de la que seguro saldremos enriquecidos. ¡Muy recomendable!.

Escrito por Marcos Koremblit


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.