Reseña


“Si hay amor se ayuda como se puede”

El lugar perdido de Juan Ignacio Fernández por Natalia De Elia

Dirigida por Leopoldo Minotti, la obra nos invita a espiar la intimidad de una familia atravesada por un hecho doloroso que los obliga a reaccionar y accionar.


Si tuviera que describir rápidamente la obra, diría que “El lugar perdido” es un drama familiar que pone en jaque los vínculos sanguíneos y el lugar que cada quien ocupa en una familia. Pero lejos de emitir un juicio de valor sobre estos lazos, cosa que en todo caso hará el espectador, el autor los pone de manifiesto a través de la voz de estos personajes dejando mucho a la interpretación del público quien, como dije antes, podrá juzgar, identificarse, enojarse, lo que sea, pero no podrá dejar de repensarse en su propio núcleo familiar. Porque definitivamente nosotros somos nosotros más el bagaje familiar que nos acompaña aunque no queramos (y la psicología bien sabe de esto).

La frase “cada pareja es un mundo” perfectamente podría aplicarse a la familia ya que cada una es una construcción única. Esta familia nos presenta a Federico y Elina, un matrimonio de las afueras de Buenos Aires padres de dos hijas ya grandes: Irma y Ángeles. Ángeles no vive en el pueblo, sino que migró a la ciudad de la mano de su tía paterna, Pampa. Pampa es un ser controlador, fuerte y citadino que contrasta mucho en carácter con su hermano y cuñada y que, con anhelos de grandeza y gran futuro, se llevó con ella a su sobrina preferida. Pero Ángeles intenta suicidarse y el hecho, terrible, obliga a todos a despertar del letargo en que se encuentran.

Por el relato deducimos una infancia mucho más feliz que el presente. El amor de esos padres, las limitaciones, la incapacidad.


Al final de la obra ningún espectador podrá dudar que, a pesar de las miserias, las imposibilidades o las carencias, estos personajes están llenos de un amor desmesurado. La dirección de Leopoldo Minotti logra un clima de gran intimidad y mucha armonía entre la música, la escenografía y las transiciones escénicas. Sobrevuela la pasividad del campo y, como contrapeso, el fuego interno de los personajes. En este punto vale la pena destacar las actuaciones que, en lo personal, me han conmovido: Patricia Gilmour (Elina) y Nora Kaleka (Pampa) quienes mantienen durante toda la obra la tensión de la emoción, de lo no dicho, de la contradicción interna de manera muy genuina y absolutamente verdadera. Tan frágiles y tan fuertes.

“El lugar perdido” se presenta los lunes en el Teatro del Pueblo y quedan muy pocas funciones así que hay que apurarse.


El lugar perdido

Escrito por Natalia De Elia

Egresada de la Escuela de Teatro de Buenos Aires donde estudió con el Maestro Raúl Serrano y el Prof. Justo Gisbert. Su formación como actriz se completa con los docentes: Teresita Galimany en el CELCIT, Daniel Casablanca, Ana María Esterkin y Liliana Cappagli (esta última en la Escuela de Teatro de Avellaneda). Realizó talleres de entrenamiento actoral con Alejandro Genes Radawski; de comicidad en el arte con Willy Landin; de clown con Pablo De Nito y de dramaturgia del actor con Román Podolsky. Danza contemporánea con la Prof. Pilar Bravo Hansen y canto con Patricia Barone.

Como actriz formó parte de los espectáculos: "Polifonia" de Mariana Pagani. “África, un continente” de Patricia Zangaro y dirigida por Sergio Requena. “Y si te canto canciones de amor” de Dino Armas, dirigida por Susana Mosciaro. “Solo en cuatro palabras”, escrita y dirigida por Alejo Beccar, “Mecanismos de Erosión para la Tempestad de Shakespeare” con dirección de Francisco Grassi. “Proyecto Alaska” y “Los Rinaldi” bajo la dirección de Sergio Souza. “5 Pessoas” Dirección Daniel Casablanca y Andrés Sahade. “Diario de un loco” Dirección Manuel Maccarini. “Como en el Teatro de Shakespeare” Dirección Raúl Serrano. “La Casa de Bernarda Alba” Dirección Ana María Esterkin. “Papá Querido” Dirección Cecilia Maresca e Isidro Orellana. “Los de la Mesa 10” Dirección Pablo Bellockio.

Formó parte del grupo “El Cuarteto yo” con el que realizo las obras “Pedro y el Lobo”, “Clara y el Cascanueces” e “Historias de Mozart” realizando 3 temporadas consecutivas en el Teatro Colon de Buenos Aires y en distintos teatros de Capital y Gran Buenos Aires. Fue co fundadora del grupo “A Tempo”, donde participo como actriz de las obras “El Sastrecillo Valiente” y “El Barbero de Sevilla” realizando funciones en escuelas y temporada en A.M.I.A.

Fue asistente de dirección de las obras "Un ensayo del dolor" de Francisco Grassi. "Los ineludibles escombros de Szymborska" de Alejandro Genes Radawski. “La Vitrola del amor” (dir: Nancy Diez), “Rocios de miel sobre mis parpados quemados” (Dir. Nino Andolini) y “Papas Fritas con huevo” (Dir. Osvalo Tesser)

Participó de varios cortemetrajes y mediometrajes. Realizo videoclips para la banda independiente “Peel”

Como docente de teatro impartió clases en el Teatro El Vitral destinadas a chicos.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 99 veces.


Descargá nuestra APP>