Reseña

La obra “Hasta el fin de los tiempos”, escrita y dirigida por Alejo Beccar, se presente todos los sábados a las 21hs en La Tertulia, ubicada en Gallo 826.

¿Qué es el poder? ¿Cómo se obtiene? ¿Cuál es el límite, si es que lo hay? ¿El poder destruye al hombre o lo hace más fuerte? Preguntas que deambulan por el espacio siniestro donde transcurre la obra “Hasta el fin de los tiempos”.

Hasta el fin de los tiempos

de Alejo Beccar

por David Hernan Bogado

Hasta el fin de los tiempos

El ser humano es ambicioso por naturaleza, dicen algunos filósofos. Hasta que no obtienen lo que quieren, no pararán hasta conseguirlo. Y así es Roberto, manipulador por excelencia, que tiene un solo objetivo en la cabeza: ser presidente de la nación. No importan los obstáculos. Si hay que hablar, se habla. Si hay que convencer, se convence. Si hay que matar, se mata. Que corra sangre y que la gente sufra y llore, es lo de menos. Para Roberto el fin justifica los medios, y todo vale.


Hasta el fin de los tiempos



Roberto (interpretado por Enrique Cragnolino), hilo conductor y protagonista de la obra, nos relata –como si nosotros, público, fuéramos amigos íntimos o cura que no juzga sus acciones y dichos- sus perversos e insaciables planes para llegar al poder.

A medida que avanza la obra, Roberto va dejando varias víctimas en su camino hacia el poder, entre ellos se encuentran Oscar y Guillermo (Interpretados por Héctor Castagnino y Andrés Rojas), políticos de raza que son engañados por las bellas y terribles palabras del maquiavélico protagonista; Dora (Interpretada por Natalia Imbrosciano), una viuda ambiciosa que cree en falsas promesas de amor y Sabrina (Interpretada por Zulma Rossini), una adolescente que anda sin rumbo y se desploma, por desgracia, en las garras de Roberto.

“Hasta el fin de los tiempos”, obra sociopolítica no tan alejada del presente, es una propuesta que plantea una pregunta interesante y peligrosa: ¿Hasta qué punto lo teatral se hace real?

Escrito por David Hernan Bogado


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.


Descargá nuestra APP>