Reseña

Un clásico, moderno y sensual.

Estamos ante una adaptación de Hedda Gabler, una de las obras de Ibsen donde se muestra la figura de la mujer en un lugar, que en su época allá por 1890 incomodaba, y aún hoy resuena de cierta manera.

HEDDA

de Henrik Ibsen

por Juan Ignacio De Leonardi

HEDDA

Hedda tras casarse se encontró aprisionada en una vida burguesa sin ningún tipo de adrenalina, agobiada por el aburrimiento y el tedio del cotidiano. Con un esposo al que no ama, quien tampoco le presta atención, y sólo acompañada de Berta, su cuñada, quien hace las veces de ayudante en la casa. Hasta que llega Thea rogando por ayuda, y Hedda ve un conejillo de indias para, por fin, tener algo de entretenimiento. Thea cuenta que se separó de su esposo, y está en la búsqueda de Lovborg, su nueva pareja, a quien no encuentra, y teme que haya vuelto a sus antiguos malos hábitos. Las cartas están en la mesa y Hedda empieza su juego, manipulando a Thea, a Berta y a Lovborg, para salir por un momento de su agobio, poco le importa las consecuencias de su pequeño divertimento.


HEDDA

Adaptada por Melina Petriella y Nayla Pose, Hedda es una obra con tantas cosas para destacar que no se por donde empezar. La escenografía (Rodrigo Gonzales Granillo) es excelente, generan un ambiente cerrado, casi “presidiario”, que refleja la sensación de la protagonista frente a su realidad, sin dejar de lado detalles refinados que nos muestran el buen pasar económico la protagonista. Un vestuario (Belén Parra) fino y elegante, que nos deja entrever las personalidades de cada personaje en un simple vistazo. Las actuaciones son simplemente brillantes; Melina Petriella, Maria Abadi, Nayla Pose y Pablo Chao transmiten con excelencia estos personajes tan complejos, sin perder nunca verosimilitud. Punto aparte para la dirección, también de Nayla Pose, que logra una puesta dinámica, real, actual y hasta sensual de este clásico de Ibsen.

En fin, una gran propuesta para disfrutar en El Brio los viernes a las 21hs.

Escrito por Juan Ignacio De Leonardi


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.