Reseña

Una reseña de la obra "Imágenes de la Argentina Liminal"

Una obra de Felipe Hirschfeldt

Imágenes de la Argentina Liminal

de Felipe Hirschfeldt

por Mariana Pagani

Imágenes de la Argentina Liminal

El enunciado de los Desaparecidos estalla al inicio, nos coloca discursivamente y nos interpela. Luego no hay más palabras, el discurso ya no es verbal. Se construye desde lo sonoro y lo corporal. El espacio vacío es plenamente ocupado por los cuerpos de los trece actores. Además de constituir una necesidad técnica a la hora del encuentro para el movimiento, la cámara negra, las luces necesarias, las remeras en blanco terminan de construir un universo al cual todos viajamos. Coincido en la afirmación de la no palabra para expresar la Desaparición. Y que el silencio haga eco en la memoria e irrumpa el presente en nuestra sociedad cotidiana.


Imágenes de la Argentina Liminal

Imágenes, es quizá de ésta forma que el espectáculo se sucede, el encuentro entre los artistas que ocupan la escena y los espectadores. Acumulación de imágenes, posibles momentos o unidades que, si bien se pueden decodificar porque forman parte de nuestro consciente connotativo, apelan creo yo a una comprensión sensorial. Los cuerpos construyen un todo, ausentes de individualidades. Hay construcción por acumulación, reiteración. No se trata de un individuo concreto y bien lo expone lo cotidiano que nos resulta un jean, zapatillas y remera blanca y como es cotidiano es reconocible, es universal y al mismo tiempo es poético. Todos vemos muchas cosas impresas en una remera en blanco.

Los actores avanzan entrelazando momentos, distintos tempos, y así poéticamente cuentan, narran, o simplemente apelan a sensaciones que conspiran para introducirnos en ésta idea del tiempo en la niebla. Es interesante el planteo de la Liminalidad de la Argentina y de la propia escena, del espacio entre ellos y nosotros como público. Dónde termina la escena y dónde estamos nosotros espectadores, su espacio y el nuestro están y no están delimitados. Entonces de golpe son sus manos que nos conducen al encuentro, a trascender el límite de lo que podríamos definir como escenario. Es una bella irrupción donde uno suma su cuerpo al encuentro, quizá comparte construye dolor o confusión o simplemente presta su cuerpo para construir memoria.

Escrito por Mariana Pagani


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.