Reseña


Una obra que a pesar de ser de época, nunca perderá actualidad

Juegos de amor y de guerra de Gonzalo Demaria por Nora Gru

Mirá más sobre Juegos de amor y de guerra, teatro y funciones acá

JUEGOS DE AMOR Y GUERRA de Gonzalo Demaria , nos ubica en la década del 40. Europa en pleno combate, la gente padece todo tipo de discriminación, hambre y humillaciones y buscaba la mejor manera de escapar de ese horror. Es así que se suben a barcos sin conocer claramente el destino del mismo con el sólo propósito de huir.


Mientras, en Argentina, los altos mandos del ejército instruyen a los cadetes con el propósito de generar conciencia discriminadora -xenofóbica- para comulgar con las ideas de la Alemania Nazi.

En este contexto de marco migratorio un hecho inesperado desata un escándalo en el Colegio Militar que pondrá en tela de juicio la renombrada virilidad de los militares. Los cadetes eran seducidos por extranjeros que arribaban en nuestros puertos y llevados a casas de citas, donde se vinculaban con hombres travestidos que luego de ser fotografiados resultaban chantajeados para no ser expuestos ante sus autoridades.

De las actuaciones, se destacan las personalidades bien determinadas que encarna cada participante del elenco. En este sentido, se aprecia la sensual, apasionada y malvada Luisa Kuliok que compone una madre con fuertes mandatos familiares por mantener el honor del apellido Patricio y que estará dispuesta a utilizar toda clase de perversiones y humillaciones para someter sexualmente al Teniente, Diego Mariani.


Por su parte, Walter Bruno, le dará vida al nudo de la historia siendo éste un cadete que muere luego de asistir a una fiesta de orgías en el reconocido “ departamento”. Su homosexualidad dentro de una familia conservadora y tradicional, hará pasar desapercibida su muerte. En el transcurso de la obra, su amigo, testigo de todos los hechos, guardará silencio en pos de cumplir con su instrucción militar y así, mantendrá una sutileza en sus comentarios hasta el final. (Sebastian Dartayete)

La aparición estelar de Sebastián Holz, interpretando la desgarradora vida del inmigrante que escapándose de la guerra en Europa migra lejos con el sueño de desarrollarse como actor, deleita al público con escenas inolvidables. Éstas y la referencia a la película Cabaret harán sentir la escalofriante sensación que conlleva el desarraigo.

En lo que respecta al vestuario, éste es representativo de la época y la musicalización invita a mantener la intriga de la obra, al igual que la iluminación de cada uno de los actos que enfoca únicamente al actor que ingresa a escena.

Bajo la excelente dirección de Oscar Barney Flinn “Juegos de Amor y Guerra” de Gonzalo Demaria, es una obra que a pesar de ser de época, nunca perderá actualidad. Como tal, pertenece a un género que siempre está vigente para seguir indagando sobre la realidad histórica vivida en Argentina.

Mirá más sobre Juegos de amor y de guerra, teatro y funciones acá

Juegos de amor y de guerra

Escrito por Nora Gru


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 281 veces.


Descargá nuestra APP>