Reseña

Una reseña de la obra "La denuncia"

Una obra de Rafael Bruza, dirigida por Claudio Martinez Bel

La Denuncia

de Rafael Bruza

por Johanna Merschon

La Denuncia

“Está escrito, es oficial, y es denuncia policial”, canta el elenco de esta comedia negra, hacia el final de la pieza. Cuatro actores le ponen el cuerpo a nueve personajes con absoluta versatilidad, destreza y creatividad. Mediante máscaras, pelucas, vestuario y una interesante puesta de luces crean un simpático y singular universo campero de principios del siglo pasado en la Argentina.


La Denuncia

La acción inicia en una comisaría. Allí empiezan a darse una serie de hechos peculiares: una mujer se presenta y acusa a su pareja (Casimiro Bonifacio) de abusar de ella y de sus dos hijas. Asimismo la mujer se presenta como viuda, no sabe de quién. Luego se entera que su esposo dejó embarazada a su hija mayor a quien decide proteger en su casa; le cede su habitación y el santo de cabecera de la cama.

Ella se va a dormir al catre de la hija. La familia se desordena: el padre de la criatura es también su abuelo, las hermanas son a la vez cuñadas. Como sí esto fuera poco, el padre se escapa con la hija menor. Es en este momento detonante donde la mujer se declara dispuesta a casarse con Bonifacio con tal de que él se quede en la casa y mantenga a toda la familia.

La puesta dirigida por Claudio Martinez Bel y elenco contiene rasgos que hacen a nuestro patrimonio histórico-cultural, como la milonga, el chamamé, y la Polca Rural.

Las actuaciones son brillantes, conmovedoras y generan un efecto cómico que despierta en el público risas y empatía con los personajes y con la historia que es trágica, desopilante y gracias a ellos, cómica.

Escrito por Johanna Merschon


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.


Descargá nuestra APP>