Reseña


Un inteligente, gracioso y ácido texto de Daniel Dalmaroni

Mate a un Tipo de Daniel Dalmaroni por Luciano Crispi

Mirá más sobre Mate a un Tipo acá

¿Por qué confesar durante la entrada o plato principal, si se puede hacer durante el postre?


Fue objeto de estudio de la Psicología de qué manera el humor opera en la psiquis humana y por qué. Seguirán las investigaciones y se ampliarán las teorías; pero lo que es posible corroborar es el efecto catártico y defensivo que, generalmente, provoca en las personas. El humor permite -en el primero de los casos- la purga de aquellas cosas que nos movilizan exteriorizando lo que aún no se asimila con tranquilidad. En el segundo caso, el humor funciona como mecanismo de defensa para evitar la concientización de aquello que sentimos amenazante. Introducción que creo necesaria para intentar contextualizar la reflexión que propone esta reseña sobre una hilarante propuesta teatral que -a pocos minutos de comenzar- enuncia en boca de uno de sus protagonistas: “maté a un tipo”. Y comienzan las risas.

Con un inteligente, gracioso y ácido texto de Daniel Dalmaroni, esta puesta en escena convierte a los espectadores en cómplices forzosos de la ya citada y confesa verdad. Pero hay más: este padre de familia asesina a sangre fría a toda persona que despierte su inmanejable ira, apenas dormida. Eugenio Peruzotti logra generar empatía y recelo con un personaje de esencia marcadamente dualista. A modo de espiral que acorrala, su compulsión por matar tiñe de rojo sangre el aire, además de los vínculos y las paredes de una casa que desborda opresión. Su esposa -efectivamente interpretada por Julia De La Cruz que compone una mujer tan divertida como prejuiciosa- parece no dimensionar la gravedad del hecho y utiliza de chivo expiatorio a su adolescente hija. Come frutas, se cree “de avanzada” y es peligrosamente protectora. Cabe destacar, también, la actuación de Solange Chilinski ofreciéndole frescura, humor y algo de sensatez a una realidad que oscurece a medida que las carcajadas aumentan.


El humor no debería tener calificativos que lo defina o estandarice como “políticamente correcto” o no, “sano” o enfermo (?), “negro”, “absurdo”, “inteligente”, etc... Por eso, es parte fundamental para llegar a la esencia de este trabajo escénico, comprender que reírse de los prejuicios, de la muerte, de personas en situación de discapacidad y hasta de la mismísima realidad argentina, es una forma de catarsis o defensa. Quizás, también, un modo de generar una tímida puerta de entrada a pensar por qué la violencia es moneda corriente en la comunicación y la descalificación gana a la comprensión. Cuánta vulnerabilidad sentimos las personas para reaccionar ante los otros de las formas más agresivas. La muerte en “Maté a un tipo” es símbolo -extremo- de la intolerancia y de los efectos del grave estrés con el que transitamos los días. Pone en evidencia que -ante lo más terrible- el humano hace hasta lo impensado para evitar las culpas y el miedo. Efecto dominó que despersonaliza y exculpa. Los asesinatos, los insultos, los destratos son justificados desde el terror que provoca la no responsabilidad de los actos. La muerte en escena (evocada y literal) funciona -a mi entender- como analogía de todas aquellas veces que matamos durante un día en nuestras vidas. Y allí no hay alfombra que logre envolver tantos cadáveres.

Desopilante e impredecible, esta obra de teatro nos regala un buen rato de comedia al mismo tiempo que nos sugiere repensar los modos de vinculación de una sociedad herida de muerte... pero que aún puede sanar.



Mirá más sobre Mate a un Tipo acá

Leé otras noticias, reseñas y crónicas acá


Mate a un Tipo

Escrito por Luciano Crispi

Actor egresado de la Escuela Metropolitana de Arte Dramatico (EMAD, 2005)

Actor nominado como "Mejor Intérprete masculino en Musical OFF" en los Premios Hugo 2017/2018 por la obra "Menea para mí".

Desde entonces ha continuado su formación en las disciplinas de actuación, danza y canto realizando cursos y seminarios con reconocidos maestros de cada área.

Comenzó su carrera profesional en el año 2001. Se presentó en festivales teatrales de España, Uruguay, Chile y Argentina. Dos obras originales de autoría nacional que protagonizó fueron publicadas en EE.UU., España y Argentina.

Algunas de las obras en las que trabajó fueron galardonadas en los premios Estrella de MarTeatro Del MundoFlorencio SánchezTeatro XXIMaría Guerrero, Hugo, ATINA y ternadas en los premios Trinidad Guevara.

Tiene experiencia en publicidades, cortometrajes y televisión.

También se desempeña como docente desde el año 2011. Fue director artístico de “Estudio de teatro y danza Gallo Suelto”, espacio que fundó, y profesor de la materia Actuación para adultos en la “Escuela de Comedia Musical de la Fundación Julio Bocca”.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 1252 veces.

Publicitá en deTeatro.com.ar