Reseña

Una reseña de la obra "Pascua" de August Strindberg

Poesía y realidad de una familia en crisis

Pascua

de August Strindberg

por Juan Ignacio De Leonardi

Pascua

Un escritorio lleno de libros al centro; a la derecha un cajón, con más libros y un reloj; a la izquierda un perchero y una estufa a leña; apenas se observa esta postal entendemos que hablamos de una época pasada. El violín en vivo de Ariel Monferolli nos acompaña a ingresar a la casa de los Heyst, donde el padre falta hace ya algún tiempo, fue encarcelado por estafa, y ahora la familia debe cargar, no solo con la angustia y vergüenza del crimen, sino también con las deudas que este generó. De a poco conoceremos a quienes habitan este lugar, sus particularidades, sus psicologías, y la relación de cada uno con el delito del patriarca, a quien nunca vemos, pero está siempre tan presente como el resto.


Pascua

Elis trata de cargar todo el peso de mantener a la familia y hacer frente a las deudas, Eleonora se dice responsable de los crímenes de su padre, y su madre niega los mismos constantemente. Todos esperan a Lindkvist, un hombre temido e implacable, pero totalmente justo; quien llegará en vísperas de pascua a alterar la vida familiar.

Es necesario destacar los varios aciertos con los que cuenta esta producción:
Adriano Monferolli, Cecilia Minca y María Justina Hornos nos regalan una escenografía y vestuario brillantes, que asombran no solo por su belleza, si no también por el nivel de detalle en los mismos.
Los interpretes nos presentan actuaciones formidables, tienen la habilidad de expresar toda la poesía del texto con una naturalidad impecable.

Nora Kaleka logra una puesta dinámica, poética, a la vez real, entretenida y sobre todo de una gran belleza.

Escrito por Juan Ignacio De Leonardi


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.