Reseña

Por eso las curitas de Macarena Trigo

Las curitas del alma

Por eso las curitas

de Macarena Trigo

por Ruth Palleja

Por eso las curitas

Las curitas tapan nuestras heridas, nos protegen. No tienen efecto curativo por si solas pero actúan como batallón de defensa mientras esa herida se endurece, crea su propia capa protectora y en algún momento sana. Levantamos muros que separan nuestra vulnerabilidad de aquello que nos puede, de nuevo, lastimar. Nos tapamos las heridas para protegernos de otros factibles ataques externos, posibles infecciones, probables males mayores. Como un caparazón donde uno se resguarda durante cierto tiempo, usamos nuestras propias corazas emocionales hasta que de nuevo podemos salir al mundo y quizás volver a confiar. Ciertas heridas con el tiempo no dejan rastro, en cierto momento quedan en el olvido. Otras, nos dejan importantes cicatrices que nos recuerdan quienes somos, lo que vivimos, cómo nos lastimaron, los errores que no debemos repetir, la imprudencia, el fatal destino...


Por eso las curitas

Esta obra consta de vivencias que marcan, que perduran, que forman parte de nuestro ser y construyen nuestra personalidad, nuestro presente, nuestra manera de contemplar y posicionarse ante el mundo. Con una mirada irónica, distante e incluso con cinismo, Macarena Trigo nos habla de quien es, de dónde viene, de su España natal, de su pasado familiar, de los que deberían haberla protegido, de quien finalmente lo hizo... del internado, de las monjas, del teatro. Podemos ver a través del relato, de fotografías e imágenes, a la niña que fue, imaginativa, solitaria, que se refugia en la lectura, en la escritura, en la fantasía. En 45 minutos consigue emocionarnos, estremecernos e incluso nos saca una sonora risa -transitando su infancia- cada vez más seguros de que la historia es verídica, que no hay trampa ni cartón, seguros de que asistimos a la desnudez de la persona, no de la actriz.

Una obra valiente, arriesgada, honesta y sanadora. Un aplauso del público largo, que más que ser un reconocimiento al gran trabajo hecho, está hablando y diciendo GRACIAS. Gracias por compartir y regalarnos tu historia.

Escrito por Ruth Palleja


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.


Descargá nuestra APP>