Reseña

“Yo actué como pude, hice lo que pude. Pensar en tu bienestar y no en el mío”

Una gran propuesta de la compañía Pablito No Clavó Nada.

Pornografía Sentimental

de Juan Pablo Ruiz

por Natalia De Elia

Pornografía Sentimental

Definitivamente para quienes busquen pasar un lunes distinto, esta es la opción indicada. Vale aclarar que si van con la idea de ver una historia lineal, se van a llevar una sorpresa. Aquí el orden de los factores no altera el producto.

Despejo las incógnitas y pongo en sobre aviso, lo que aquí escribo es mi experiencia personal con este espectáculo. Pornografía Sentimental: ya desde su nombre nos augura algo “exótico”, “extravagante”, lo pornográfico definitivamente se sale de alguna norma. El comienzo es caos y belleza: múltiples escenarios llenos de color, luces, papelitos, vestuarios con multiplicidad de texturas (cueros, seda, latex, friza, jersey). El escenario bien podría confundirse con una especie de set de filmación en el cual actores, técnicos y productores se confunden y funden en la adrenalina del rodaje a punto de empezar. Por momentos todo se confunde, no es claro qué es ficción y qué es realidad. Pero esa máquina, que ya se puso en marcha, no puede parar y está obligada a seguir pese a todo. Porque nada debe detener el show. Hay que actuar.


Pornografía Sentimental

Como pasa con nuestra vida; hay que actuar. Y ni hablar cuando están involucrados los sentimientos. Y ni hablar si esos sentimientos están siendo arrollados. Hay que seguir aunque por dentro tengamos una topadora tirando abajo nuestros huesos.

Y esta obra es eso y es amor. Una suerte de ensayo literario sobre este noble sentimiento donde se rompe con las estructuras del amor de pareja ideal o idealizado.

Una propuesta que es vértigo puro. No puede ser interpretada de una sola manera y estoy absolutamente convencida que no todos en la sala la concluimos de la misma forma. Es movimiento constante, por momentos te interpela y por otros te apabulla. Todo se vuelve un exceso, hasta el hecho de que la estén transmitiendo en directo por streaming, algo que al principio me pareció curioso pero que con el correr de la obra armó un sentido: una suerte de gran hermano, papel simbólico, la exposición constante a la mirada del otro, a esa sociedad que no forma parte de nuestra intimidad pero igual nos exponemos dejándonos observar y cuestionar livianamente.

En fin, una hermosa y estética propuesta de la compañía Pablito No Clavó Nada donde se destacan todos los aspectos de la producción, pero permítanme hacer una mención especial a las actuaciones. Potentes, animales. Un trabajo lleno de verdad y contundencia.

Queda sólo una función, SOLO UNA, así que agenden: Lunes 21.30 hs en Hasta Trilce.

No dejen de verla. Es un viaje.

Escrito por Natalia De Elia


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.


Descargá nuestra APP>