Reseña

El golpe más rudo, es el que nos damos con el recuerdo.

Rhonda es una luchadora. Su cuerpo y su mente transcurren entre gimnasios, tatamis y rings. Está programada para no bajar los brazos, pero qué pasa cuando el camino hacia el éxito se convierte en un laberinto que paraliza? La batalla más importante no sucede en el cuadrilátero.

RHONDA

de Macarena Trigo

por Lujan Bournot

RHONDA

Al entrar a la sala, vemos a una mujer espalda a nosotros sentada en lo que sería un vestuario de boxeo. Cada pequeño detalle de escenografía y/o utilería, pulido con mucha delicadeza, nos introducirán en el mágico mundo del box.

Allí, una mujer que nos hará de norte, nos explicará patadas, golpes de puño, posiciones de defensa y de cómo pararse. Pero, de tanto en tanto, esta mujer se verá conflictuada por recuerdos propios que querrán sacarla de quicio, llevándose su entereza a lugares profundamente oscuros y que claramente no quiere recordar.

Como público, no entenderemos mucho. La información que nos irá dando será puntillosa, contenida y cuidada hasta el final, donde el golpe será igual de duro para Rhonda (la protagonista de esta obra); como para todas/os nosotras/os.


RHONDA

¿Cómo escapar de ciertos martirios? ¿Cómo seguir luchando en la vida o en el ring? ¿Cómo dejar el pasado atrás?

Rhonda nos presenta una simple puesta con un mensaje contundente. Con fuerza. Con el poder de dejarnos con poca voluntad para levantarnos de la butaca al terminar la función.

Un reconocido destaque a Jimena López quien posee una destreza corporal sorprendente, además de su muy buena interpretación.

Escrito por Lujan Bournot


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.