Reseña


Retrato cómico de Amparo y Ángelica,

Tilcara no existe de Raquel Albeniz por Natasha Goldman

Mirá más sobre Tilcara no existe acá

Espejos de una triste realidad.


Ingresar a la sala es adentrarse en un universo paralelo en el que dos señoras que se pretenden refinadas, con sus joyas y sus atuendos hogareños, perfumen todo el lugar como si quisieran dejar atrás un aroma que no les resulta propio. Se intuye inmediatamente que esta experiencia sensorial que recibe al espectador es algo más que un efecto original, un adelanto de lo que durante el desarrollo de la obra, nos invitará a reflexionar robándonos una sonrisa. Esta puesta en escena convierte a los espectadores en cómplices forzosos de la situación.

Con un juego de vestuario impecable y una escenografía muy bien lograda, nos encontramos en un espacio refinado propio de la alta sociedad de Recoleta incrustado en Tilcara, emblemático paraje norteño grabado en la memoria colectiva como esencia de lo popular.


Las dos protagonistas tratan de alejarse del entorno que las rodea como quien se resiste a pertenecer al lugar en el que habita, padeciendo el contraste de usos y costumbres y sintiéndose por encima de sus vecinos, tanto que no reniegan de juzgarlos e, inclusive, expresar cierto desprecio. Como podremos identificar, las frases empleadas en los diálogos marcarán las características de cada una de estas mujeres y denotarán cómo se fueron desarrollando sus vidas, entre el qué dirán versus permitiéndose vivir la vida como la sentían en plano más íntimo.

Sin abandonar el tono humorístico, con esta interesante propuesta Raquel Albéniz aborda las diferencias de clase y como estas complican la normal comunicación entre personas que son ganadas por el prejuicio al punto de impedirles la convivencia pacífica.

Mirá más sobre Tilcara no existe acá

Tilcara no existe

Escrito por Natasha Goldman


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 255 veces.