Reseña

Destacada propuesta teatral para disfrutar de principio a fin.

TRIGO de Roberto Cappella

TRIGO

de Roberto Cappella

por Natalia De Elia

TRIGO

La acción trascurre en el interior de una casa rural donde cultivan trigo. Una familia, que supo gozar de una buena posición económica, atraviesa la difícil situación de perder todo de a poco y la aún más penosa realidad de tener un ser querido enfermo. Frente a este panorama, los personajes tratarán de sobrellevar el momento, salir a flote, resistir y ayudarse. Porque en definitiva, todos se están cuidando entre sí. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar por las personas que queremos?

Manuel se ve obligado a lidiar con los problemas de la casa, con su mujer en delicado estado de salud y su hija quien también pelea sus propias batallas ante el panorama expuesto. Pero todo se torna más difícil con la llegada de un hombre del pasado que revive recuerdos e historias que Manuel quiso enterrar para siempre.

Son muchas las cosas para destacar de esta puesta. Para empezar es un espectáculo hecho con absoluta honestidad escénica. Una estructura dramática con varias perlitas cómicas que ayudan a la trama y nos provocan una risa liberadora en momentos claves, generando climas muy acertados.


TRIGO

La obra arranca con una contundente calma y va tomando carrera. De a poco crece la trama, se empiezan a develar los conflictos y las relaciones entre los personajes cobran más intensidad. El trabajo de los actores es impecable. Logran interpretaciones muy potentes, llenas de contradicciones internas que nunca pierden profundidad o verdad. No hay remarcaciones ni exageradas búsquedas de emoción. Todo fluye como agua. Se los ve cómodos en sus textos y acciones.

La iluminación es otro punto fuerte. Justa para cada momento. Acompaña los climas sin abusar de los cambios de luz. Tampoco cae en remarcaciones (cosa que es común). La gradualidad de estos cambios son disfrute para el ojo del espectador.

Por último, quizá lo más importante a destacar, la dirección. Roberto Cappella (quien también es el autor de este gran texto) y Fabián Caero hicieron un trabajo que, a mis ojos, es perfecto. Cada eslabón de este engranaje teatral está aceitado y en armonía con el siguiente. Crearon un universo sonoro, lumínico y visual que te envuelve y eso es un mérito indiscutido de la dirección.

Pueden verla en el bellísimo Espacio Cultural El Deseo, los lunes a las 20.00 hs.

Escrito por Natalia De Elia


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.