Reseña


Un señor alto, rubio y de bigotes.

Un señor alto, rubio, de bigote de Humberto Costantini por Nora Gru

¿Podemos vivir fuera de un sistema social?


Un hombre acorralado en un mundo hostil que lo angustia. Cada día un papelito, un nombre y una búsqueda diferente para volver a pertenecer al mundo de las personas que están en actividad. Cada vez que amanece se prepara para rendir un nuevo examen y repetir sus rituales: intenta mantener dibujada una sonrisa en su rostro, arregla su corbata y evita mirar sus zapatos, que lo llevarán hacia la incansable búsqueda por ser el engranaje justo en esta sociedad que día tras día expulsa y no lo incluye.

Está agobiado, frustrado de recorrer salas de espera, acomodarse en sillones en los que ya estuvo sentado y subirse a idénticos ascensores a la espera de que alguna secretaria amable y sonriente le confirme que hay un trabajo esperando por él. Pablo Mariuzzi, Fernandito, se repite cada día: “Hoy es el día” y sale a caminar la calle. Utiliza todo el espacio y teniendo como referencia solo una silla, va narrando todo lo que siente y sucede. Allí, al caminar hacia atrás se hará visible ese hombre agotado y desesperado por el paso del tiempo, vencido por el pensamiento de que las posibilidades de generar un cambio se van agotando cada vez más rápido. La gente circula muy rápido. Pasa a su lado pero nadie ve nada, nadie es capaz de registrar que le falta el aire, que su rostro se va transformando tanto que no le queda más opción que adaptar su cuerpo al dolor y consolarse en soledad: ”ya pasará”.


Un unipersonal dirigido por Leonardo Odierna que ubica a los espectadores en un lugar de angustia que se incrementa con cada acto, hasta conseguir que sientan la impotencia que conlleva esta realidad que resulta irreversible. Esa que viven muchas personas al buscar incesantemente un trabajo digno, que les permita volver a conectarse e incluirse en esta sociedad con el objetivo de esquivar la desesperación que presenta el inexorable paso del tiempo. Un obra tan real como abrumadora.


Un señor alto, rubio, de bigote

Escrito por Nora Gru


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.

Esta Nota fué leida 430 veces.


Descargá nuestra APP>