Reseña

Un cuerpo salvaje de Silvia Gomez Giusto por Natalia De Elia

Fuimos a ver Un cuerpo salvaje al Espacio Callejón.

¿Se puede vivir para siempre encerrado dentro de conductas apropiadas, reprimiendo instintos como una bomba de tiempo a punto de estallar?

La obra relata la vida de una familia que, en el sosiego del campo, se ve revolucionada tras el arribo de una pareja europea que llega para hacer negocios.

Sin proponérselo, la presencia de estos nuevos huéspedes, con sus costumbres y sus nuevas y modernas ideas, es el canal al que recurren los integrantes de ese hogar para liberar los instintos salvajes encerrados en cuerpos precintados por costumbres y mandatos. Reprimidos al extremo, al punto de que un sorbo de absenta, bebida espirituosa, los lleva a liberar (por no decir exorcizar) sus pasiones, anhelos, miserias y secretos.


Apenas ingresamos a la sala podemos apreciar el gran montaje escenográfico creado por Alicia Leloutre, José Escobar y Julieta Kompel que, junto con la perfecta iluminación de Sebastián Francia y el impecable vestuario de Jam Monti, nos sumergen en un mundo marcado por lo femenino y lo masculino; la fantasía y la realidad.

La obra, escrita y dirigida por Silvia Gómez Giusto, fue creada dentro del colectivo creativo Teatro Líquido, compuesto por cinco notables directores y autores, que con nuevos espectáculos reúne a consagrados y jóvenes artistas.

Se puede ver los viernes a las 22.00 h. (atentis que el flyer dice 22.30, el horario es a las 22) en el hermoso y cálido Espacio Callejón.

Escrito por Natalia De Elia


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.



Descargá nuestra APP>