Reseña

Viendo morir a Gloria. Así de real..

Una obra conmovedora y bien lograda que llega por la sensibilidad y talento de un gran equipo.

Viendo morir a Gloria

de Judith Thompson

por Natalia De Elia

Viendo morir a Gloria

Durante años la literatura nos narró historias de opresión que ponen en tela de juicio la ley, la justicia y los sistemas carcelarios. En un pantallazo de memoria viene a mi cabeza la novela de Víctor Hugo, Los Miserables, que comienza con el encarcelamiento de Jean Valjean, condenado a 5 años de prisión por robar un pan a causa del hambre y termina muchísimos años más entre rejas.

Salvando las distancias, Gloria, protagonista de esta historia, corre una suerte similar al ser presa y confinada a un correccional de menores a los 14 cuando comete una acción menor. Pero la obra de Víctor Hugo es una ficción y la historia escrita por Judith Thompson está basada en una historia real.

Luego de unos primeros años en la correccional, y a causa de su comportamiento y rebeldía, Gloria es trasladada a la cárcel de Valle Grande donde permanecerá en una celda de aislamiento. En este punto comienza la historia, de la cual vamos conociendo a través del relato de tres mujeres: la propia Gloria, su madre y su guardia cárcel. Estas tres voces, cada una en su espacio bien delineado, irán aportando datos y reconstruyendo esta crónica salvaje.


Viendo morir a Gloria

“Viendo morir a Gloria” es de la premiada dramaturga canadiense Judith Thompson, traducida y dirigida por Pablo D`Elia quien pone en escena esta obra conmovedora y cruel, de texto fuerte, pero desde un lugar casi poético y muy sentido, sostenido fuertemente por el gran trabajo de las actrices y con la potencia de la puesta visual. Como espectadora sentí incomodidad, empatía, indignación, piedad y mucha soledad trasmitida por estas tres mujeres presas, las tres, de un sistema duro y tortuoso. D`Elia nos hace (me hace) pasar por esta catarata de emociones sin forzarlas, volviéndolas inevitables.

Viendo morir a Gloria, así de literal. Desde nuestra butaca vemos como el tiempo la va desarmando. Y a su madre, quien espera ansiosa su regreso y revisa el buzón a cada rato esperando encontrar noticias de su hija. Y a su guardia que solo acata órdenes mientras lucha, desde su escritorio, contra sus propios demonios. Tres personajes fuertes interpretados por Mercedes Fraile, Armenia Martinez y Lucia Tomas que se destacan en sus composiciones.

La versión de Pablo D´Elia de “Viendo morir a Gloria” resultó ganadora del premio Artei a la producción de teatro independiente 2018 y es una muy buena propuesta de nuestra cartelera teatral.

Escrito por Natalia De Elia


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.


Descargá nuestra APP>