Reseña

Una reseña de la obra "Ya no hay tranvías en el desierto de Texas" de Laura Coton

Ya no hay tranvías en el desierto de Texas

de Laura Coton

por Marcos Koremblit

Ya no hay tranvías en el desierto de Texas

Esta obra es un logrado intento de imaginar que pasaría si los tres principales personajes del clásico “Un tranvía llamado deseo” de Tennessee Williams se encontraran treinta años después en una precaria casa del desierto de Texas. Los personajes de Blanca (Blanche en el original), Estela (Stella) y Estanislao (Stanley) se vuelven a reunir tras la salida de Blanca-Blanche del asilo en el que había terminado en la versión anterior. Los personajes vuelven a tener vida y pasión repitiendo características y conflictos similares a los de entonces, pero a los que se le suma el paso de los años, la pobreza y la perdida de los ideales cuasi delirantes de entonces, y que inevitablemente el tiempo, aquel “implacable”, logra poner en caja.


Ya no hay tranvías en el desierto de Texas

Aquí cuentan ademas con un agregado imaginario que acompaña la puesta y la música de otro clásico que fue el Mago de Oz y que ensamblan de manera correcta la mano de Laura Coton y la maestría de Patricio Azor.

Este mundo donde “todo es de plástico y descartable, incluidos los seres humanos, conejillo de Indias de este sistema perverso” al decir de Patricio Azor en el que estamos vigilados por un Mago de Oz omnipresente, esta muy bien logrado en esta obra cautivante que atrapa y conmueve. Uno puede fácilmente empatizar con estos tres personajes ya míticos del teatro universal, excelentemente interpretados por Guido D’Albo, Mirta Mato y Maria Nydia Ursi Duco, volviendo con ellos a vibrar y a reencontrarnos con sus miserias y angustias en tanto no son otra cosa que… “representantes de todos nosotros”

En lo personal admiro la libertad con que algunos autores pueden jugar con los “clásicos” y estudiándolos en profundidad, nos ofrecen disfrutar de nuevas versiones de ellos, adaptándolos a los tiempos que corren de manera valiente y comprometida.

Escrito por Marcos Koremblit


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de deTeatro.