Antígona

de José Watanabe
Antígona Antígona

Sinopsis

Drama

Duración 60 minutos

(...) me atrevo a vaticinar que la obra del poeta Watanabe frotará fino polvo sobre toda la piel del espectador. Y así ungido, este se preguntará: ¿qué ha sucedido en mi patria?
He aquí los puros hechos:

En Tebas, pasada una guerra cruenta, la joven Antígona quiere dar sepultura al cadáver de su hermano Polinices, general muerto en combate; pero el tirano Creonte considera a Polinices un traidor por haber vuelto las armas contra sus hermanos. Le niega, pues, las honras fúnebres. Al cuerpo insepulto lo destrozarán buitres y perros, nunca será abrigado por la tierra, y jamás entrará en el reino de la luz y de la paz. Ese es el castigo horrendo.
Pero Antígona “tiene el corazón puesto en cosas ardientes, en deseos de desobediencia” y, como se sabe, la desobediencia es el alma del drama. Violando la prohibición, la muchacha asperja con vino el cuerpo del hermano, lo frota con fino polvo y lo soterra. Capturada, Creonte la condena a morir de hambre y sed encerrada en una cueva en la montaña.

En la historia reciente de Argentina también hay cadáveres destrozados y errantes, y hermanas y hermanos y padres, madres, hijos e hijas que no pudieron enviarlos hacia la luz y hacia la paz.

Algunos aconsejan:
"... agradezcamos hoy la vida
y el sol
y la paz que es un aire transparente, y empecemos a olvidar".

Otros, sin embargo, siguen empeñados en salvar a sus muertos.

Pero enseguida debo aclarar que el teatro no solo produce sentido; el teatro está cincelado con forma precisa y preciosa que golpea directo sobre la vista y el oído, y que modifica el espacio y el tiempo con acción viva. El evento teatral no solo remite a sentido sino a deseo movilizado.

Les cuento, desde ese plano, que las imágenes diáfanas y arcaicas de Watanabe corren aéreas, regando chispas como una zarza ardiente. Corren hacia la tragedia. Creonte frunce el ceño y declara: “Debo ser obedecido en lo pequeño, en lo justo, y aun en lo que no lo es”. Creonte me oculta los resplandores de amanecer, ahuyenta a la primavera y asusta al ciervo. Mi cuerpo, producido por el tirano, se extingue sobre sí mismo, como una vela. Pero yo no quiero la ética pequeña de la supervivencia. Quiero ser la “ola rara”. No quiero el “demorado atrevimiento” de Hemón, que llega tarde a salvar a Antígona y en vez de besar a la doncella solo puede vomitar sangre sobre sus labios.

Un golpe de teatro de Watanabe hace caer, al final, el último velo. Con un recurso súbito, el espectador queda frente a su propia pequeña alma culposa, fabricada por el tirano. El alma que no logra comprender su propia cobardía y complicidad.

Magaly Muguercia. Noviembre 2005

Ficha Técnica

ActrizAna Yovino
Asistencia GeneralSoledad Ianni
Diseño de IluminaciónCarlos Ianni
Diseño GráficoAgustín Calviño
EscenografíaSolange Krasinsky
FotografíaSoledad Ianni
VestuarioSolange Krasinsky
DirecciónCarlos Ianni
Podrás ver el detalle del perfil de las personas que estan registradas en DeTeatro.com.ar haciendo click en el boton con su nombre.

Notas de Prensa

Aún no tenemos notas para mostrarte.



Funciones y Entradas

SIN FUNCIONES DISPONIBLES

Aplausos deTeatro

¡Aplaudila Ahora!




Compartir por WhatsApp
Información provista por Mercedes Kreser

Espectáculos que podrían interesarte


Abnegación 3

Abnegación 3

Teatro Buenos Aires - Villa Crespo Estudio Los Vidrios

Las personas necesitamos conocernos más y mejor. Saber de nuestros deseos. Hacer deporte al aire libre. Resolver los problemas de todos los días. Ge...

Mirá más...

Perdón ¡Estamos en guerra!

Perdón ¡Estamos en guerra!

Teatro Buenos Aires - Monserrat Delborde Espacio Teatral

Los habitantes de un pequeño pueblo de montaña, que se encuentra sitiado por un ejército enemigo, deciden montar un espectáculo de varieté para r...

Mirá más...

La Wagner

La Wagner

Teatro Buenos Aires - Almagro Espacio Callejón

La fórmula de Wagner es la de un drama que no se basa en acciones, sino en reacciones. Sus personajes sólo son sujetos respecto al sentimiento; resp...

Mirá más...